Fundamento de la oración

Importancia de la oración

¿Porque ponemos la oración como fundamento de nuestro movimiento?

Escribía el apóstol San Pablo a su discípulo Timoteo: Ante todo, te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias… (1 Tim 2, 1)

Y nos dice Jesucristo: “Sin mí nada podéis hacer”. (Jn 15,5). Es decir, sin el socorro de la divina gracia no podemos hacer bien alguno.

La oración es la elevación del alma y del corazón a Dios, para adorarle, darle gracias, pedir perdón por nuestros pecados y pedirle lo que necesitamos.

Nos dice San Agustín: “es el único camino para adquirir la ciencia de los santos, como claramente lo escribía el apóstol Santiago: Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría pídasela a Dios, que a todos la da copiosamente y le será otorgada.”

“según la providencia ordinaria de Dios, ningún cristiano puede salvarse sin encomendarse a Dios pidiéndole las gracias necesarias para su salvación.”

“Quiere el Señor concedernos sus gracias, pero sólo las da a aquel que se las pide. “Pedid y se os dará…” (Mt 7, 7)

“Llamase también a la oración alimento del alma porque si es verdad que sin alimento no puede sostenerse la vida del cuerpo, no lo es menos que sin oración no puede el alma conservar la vida de la gracia”

Nos dice Santo Tomas:

Después del Bautismo le es necesaria al hombre continua oración, pues si es verdad que por el bautismo se borran todos los pecados, no lo es menos que queda la inclinación desordenada al pecado en las entrañas del alma y que por fuera el mundo y el demonio nos persiguen a todas horas.”

“el Señor ha ordenado que las gracias que desde toda la eternidad ha determinado concedernos nos las ha de dar sólo por medio de la oración.”

Nos dice San Juan Crisóstomo:

“A la manera que la lluvia es necesaria a las plantas para desarrollarse y no morir, así nos es necesaria la oración para lograr la vida eterna”

“Así como el cuerpo no puede vivir sin alma, de la misma manera el alma sin oración está muerta y corrompida Dice que está corrompida y que despide hedor de tumba, porque aquel que deja de rezar bien pronto queda corrompido por multitud de pecados. “

Sin la gracia de Dios no podemos resistir a muchos y poderosos enemigos… Y como esta gracia sólo se da a los que rezan, por tanto, sin oración no hay salvación.

Entonces ponemos la oración como fundamento de nuestras comunidades porque:

  • Es el vínculo vital con nuestro creador y único medio por el cual Él nos da las gracias y auxilios divinos para progresar en nuestro camino de santidad y poder alcanzar la vida eterna.

Comentarios cerrados.