Tienda

COMO ES JESUS - CONCEPCION CABRERA DE ARMIDA

REF 00037
$480.00
Disponible
1
Información del producto

Tamaño: 20.5 x 14.5 cm

110 Paginas


Reseña del libro

Admiro y felicito a quienes lo van a meditar, sobre todo a los jóvenes, quienes están hambrientos de modelos de vida y ciertamente ellos sabrán disfrutar en profundidad. Jesús tiene palabras de vida eterna.

Que la Virgen María, Nuestra Madre de Guadalupe, siga siendo para nosotros La Maestra que nos enseñe “como es Jesús”

CONCEPCION CABRERA DE ARMIDA

Los santos son los que mejor han comprendido los misterios de Nuestro Señor Jesucristo, imitando en sus vidas sus distintas perfecciones. Así es como la Iglesia tiene una riqueza tan maravillosa de carismas y ejemplos de santidad en sus apóstoles, doctores, maestros espirituales, hombres y mujeres santos, en todas las épocas.

El 4 de mayo de 2019, fue beatificada, en la Ciudad de México, una mujer mexicana, esposa, madre, viuda, abuela, inspiradora de congregaciones religiosas, y prolífica escritora mística, a quien queremos dar a conocer a muchos que aún no tienen referencias de ella.

Es Concepción Cabrera de Armida, Conchita, como la llamaban sus familiares y amigos. Una mujer laica, que vivió con sencillez y alegría su noviazgo y su matrimonio, fue madre de nueve hijos, viuda y cultivó sus amistades en un marco de total normalidad en su época. Pero que en las profundidades de su alma llevaba una vida apostólica increíble, imitando heroicamente e identificándose con Cristo Crucificado, Sacerdote y Víctima.

Por un indulto especial de San Pío X, murió canónicamente religiosa, en su hogar, en brazos de sus hijos. Conchita fue la inspiradora de las Obras de la Cruz, entre las cuales están la Congregación de las Hermanas de la Cruz y los Misioneros del Espíritu Santo, además de otras obras apostólicas para sacerdotes y para laicos.

El Señor la privilegió con iluminaciones divinas y revelaciones que Él mismo le «dictó», que no son solamente las relaciones de su alma con Dios, sino que abarcan todos los grandes temas del catolicismo. Su Diario, llevado durante más de cuarenta años, en medio de sus trabajos hogareños comprende sesenta y seis gruesos manuscritos que alcanzan la amplitud de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino. Estos escritos son tan profundos y sublimes que se la considera émula de Santa Catalina de Siena y de Santa Teresa de Jesús.

Su doctrina espiritual es la Doctrina de la Cruz, el Evangelio de la Cruz, que contempla en particular los sentimientos y sufrimientos internos de Nuestro Señor durante toda su vida, y más durante su Pasión y Muerte.

Tuvo una vida de grandes sufrimientos, contradicciones y luchas, quedando viuda a los cuarenta años y con el gran dolor de la muerte de cuatro de sus hijos. También con grandes penas por su patria y por su fe durante las varias persecuciones de los gobiernos de su tiempo a la Iglesia Católica, que dieron innumerables mártires y santos a México.

Pero vivía el gozo del dolor inmolándose en la Cruz de su Señor, siendo ella misma la Cruz del Crucificado, en el Amor de Dios. Conchita se inmola en el altar de su alma, y en el Santo Sacrificio de la Misa, a fin de salvar a las almas. Ese es su deseo más profundo, el motor de su vida, la inspiración que tempranamente en su juventud le dio Nuestro Señor y que la acompañó hasta el fin, cuando le dijo «Tu misión es salvar almas». Pedía siempre con un gran amor y celo apostólico: «¡Jesús, Salvador de los hombres, sálvalos, sálvalos!».

Muchos de sus escritos se refieren a la Santa Iglesia y están dirigidos a sus ministros, los sacerdotes, el objeto privilegiado de las oraciones de Conchita y del martirio interno de su corazón, ya que son elegidos para ser otros Cristos, por el mismo Señor, quien en sus revelaciones a Conchita derrama el amor de su Corazón en sus dichos y consejos para ellos.

El Diario espiritual de una madre de familia, la obra póstuma del Padre Marie-Michel Philipon O.P., el renombrado teólogo francés, está dedicado a Concepción Cabrera de Armida, a los favores y gracias con que el Señor la colmó, y a la doctrina de la Cruz.

Guardar este producto para más tarde

Comentarios cerrados.